Ayudando a sus hijos a elegir su Carrera

Ayudando a sus hijos a elegir su Carrera

Una de las decisiones más importantes que deben tomar los hijos a la hora de terminar la secundaria es la elección correcta de su profesión.

¿Qué carrera elijo?…, me gustan muchas cosas, no me gusta nada, estoy confundido, ¿elijo lo que me gusta o lo que me conviene?, ¿qué quiero para mi vida?… son preguntas que frecuentemente escuchamos de los jóvenes. Hay jóvenes que tienen claro lo que quieren estudiar pero otros desconocen qué camino tomar.

Tanto en la escuela como en el hogar podemos ayudarles. No se trata de presionarlos ni de decidir por ellos, sino de orientarlos a tomar decisiones informadas.

En la adolescencia los jóvenes enfrentan tantas decisiones, y comprometerse a una carrera es un gran paso. Es importante considerar diferentes variables: sus intereses, habilidades, personalidad, disponibilidad de la carrera presiones sociales, intereses de los padres etc.

He aquí­ algunas algunas maneras en que los padres les pueden apoyar para orientara sus hijos de modo que estén mejor preparados llegado el momento de tomar decisiones en último año:

  1. Ayudar a su hijo a que conozca las herramientas que ofrece la escuela:

¿Qué herramientas tiene su hijo para poder investigar lo que se quiere estudiar? Para guiar el desarrollo vocacional, el departamento de orientación comienza desde 9no grado a dar charlas sobre factores a considerar en la elección de carreras y universidades. En 10mo grado Orientación Vocacional es una clase formal. La escuela cuenta con NAVIANCE, un programa que usamos desde noveno grado para que el alumno pueda comenzar su proceso de investigación de carreras y al llegar a duodécimo grado ya tendrá su lista de universidades, currí­culo completado, exámenes de aptitudes llenos, entre otras cosas. Como parte del programa NAVIANCE los padres pueden tener una cuenta de acceso para poder ver el trabajo de sus hijos a través de los años. Poder solicitar acceso a este programa y ver los resultados de los exámenes de inteligencias múltiples, de aptitud de carreras, personalidad, lo que puede generar conversaciones interesantes en casa.

  1. Construir el perfil

Otra área importante en la que los padres se pueden involucrar es motivar al alumno a que participe en actividades extracurriculares dentro o fuera de la escuela.   Contamos con muchos clubs y actividades a nivel nacional e internacional. Involucrarse en actividades ayuda mucho a los estudiantes a poder diferenciar entre intereses y habilidades, y decidir que les gusta y para qué son buenos. Las universidades hoy en dí­a piden que los alumnos puedan aportar al campus algo diferente y único. No quieren un alumno que solo  sobresalga académicamente sino que también cuenten con un currí­culo diverso que demuestre la participación tuvo el cuando estuvo en secundaria.

 

  1. Planear visitas a universidades

Cuando el momento apropiado llegue, si es posible, durante el periodo de verano al terminar undécimo grado, es bueno que el alumno y sus padres puedan conocer distintas universidades para poder ver que les gusta y que no les gusta. Por ejemplo saber diferenciar entre universidades privadas y públicas, grandes o pequeñas, el ambiente de la universidad etc.   Esto también puede ayudar al alumno a escoger universidades en base a los programas que tiene y las carreras que incluye, y no solo en base al lugar.

  1. Despejar influencias familiares y sociales

Como padres muchas veces queremos tener un rol dominante en las decisiones de nuestros hijos. Por ejemplo, es natural que un padre quiera que su hijo siga con el   negocio familiar. Pero debemos entender que los jóvenes en esta etapa necesitan sentir que eligen libremente, sin presiones familiares ni sociales y que ellos se pueden adueñar de su futuro. Los sueños de los padres no siempre son los sueños de los hijos. El proceso de elección de su vocación es un momento en el que los jóvenes deben buscar lo que les apasiona y los motiva ya que el resto de su vida se dedicará a esto. No es fácil, es por eso que los jóvenes buscan ser motivados y sentirse apoyados en vez de sentirse presionados.

 

  1. Tomar riesgos

Aunque es difí­cil dejar que los hijos vuelen por si solos, hay que confiar que tanto en casa como en la escuela se les han dado las herramientas que necesitan para poder discernir entre lo que les puede beneficiar o perjudicar. Es bueno que los alumnos se equivoquen de vez en cuando para que puedan aprender de sus errores. Son lecciones válidas que aportaran mucho a sus experiencias de vida y profesionales. Permitir que se tomen ciertos riesgos es algo sumamente importante ya que ellos mediante esto irán descubriendo su identidad y despejando las influencias que no les convienen.

 

El proceso de orientación vocacional y de elección de profesión puede ser estresante para los alumnos y para los padres, sin embargo no tiene que serlo. Si comienzan a tomar estos pasos y a conversar sobre el tema desde temprana edad, verán que tendrá un impacto positivo a la hora que le toque escoger profesión y universidades.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

*