“Estableciendo Metas Claras y Realistas”

“Estableciendo Metas Claras y Realistas”

Counselor’s Corner

SCHOOL  COUNSELING  NEWSLETTER
E.I.S., San Pedro Sula

Marzo, 2015

 

 

Hacia el éxito Académico y Profesional

“Estableciendo Metas Claras y Realistas”

Queridos padres de familia EIS,

En esta ocasión, permí­tame ayudarles a implementar una recomendación importante para el éxito académico de su hijo. Según investigaciones, el éxito académico se logra mediante un conjunto de factores. Sin embargo, me centraré en solamente en una de éstas: establecer metas claras y realistas. Esta es una clave esencial, que además está relacionada a la motivación y creo que aún no se ha llegado a valorar la importancia de su influencia en los hijos adolescentes.

Primeramente, les comparto algunos casos que observo con frecuencia y me preocupan:

  • El alumno con excelente potencial o el alumno con habilidades promedio, quienes deberí­an tener buen desempeño pero no lo obtienen. Calculan sus puntos para obtener el mí­nimo aprobatorio (70%) o al menos a 50%, esperando recuperar el 20% restante en nivelación. Me preocupa y me entristece que no aproveche su verdadero potencial. Luego, me expresan grandes metas a futuro, pero carecen de disciplina para lograrlas. Simplemente no comprenden la importancia de la dedicación, el esfuerzo y el compromiso y no han experimentado el alcance de su verdadero potencial.
  • El alumno con excelente desempeño que cuenta los puntos que perdió y lucha por acumular puntos extra con el afán de subir su nota. Suelen estar demasiado ansiosos y estresados y siempre inconformes con su nota. Hablo de estos alumnos que sobrevaloran la nota, pero no evalúan el crecimiento de sus habilidades o cómo pueden mejorar. Pueden caer en competir con sus compañeros por notas. Debo aclarar, es positivo que sus metas de desempeño sean altas, pero la nota no asegura el éxito profesional; se requieren desarrollar ciertas habilidades.

b2ap3_thumbnail_horrorizada-por-85.png

El común denominador es que los alumnos están enfocados en los puntos, pero no en mejorar o desarrollar las habilidades que les ayuden a ser exitosos. Es decir, los alumnos en los casos anteriores han establecido metas de desempeño (metas en base a la nota que esperan obtener), pero no han establecido metas de dominio (metas en base el nivel de crecimiento o desarrollo de sus habilidades). Las metas de desempeño son importantes, pero estos escenarios destacan la necesidad de acompañarlas de metas de dominio; ambas tienen relevancia en el éxito académico y profesional. (Solí­s, 2011) Estos alumnos se han acomodado a estas expectativas, ya que desde su perspectiva, están siendo exitosos. Debemos considerar que, desde el punto de vista de ellos, ellos han concebido el logro según esas metas de desempeño, así­ que su esfuerzo es congruente a esto. (Maehr y Nicholls, 1980) Su motivación está mal enfocada.

Entonces, ¿cómo influimos en ellos para ayudarles? ¿Será realmente influyente mi participación como padre o madre en este asunto? Diversas investigaciones concluyen que:

  • “,la influencia de las familias sobre el rendimiento es más efectiva cuando los padres actúan como agentes educadores.” (Snow et al., 1991, P.170). Involucrándose en el conocimiento y reforzamiento del plan de estudios, supervisión de responsabilidades, promoción y reforzamiento de habilidades, etc.
  • “Las expectativas que tienen los padres acerca del nivel académico máximo que esperan que alcancen sus hijos es un factor que influye sobre el rendimiento de éstos.” (Martiniello, 1999) Así­, que al comunicar a los alumnos que aprueben las materias, podrí­amos estar limitando su potencial. Y al expresar que deben sacar buenas notas, podrí­amos estarlos enfocando en notas y no en su potencial. Esto también está relacionado con el efecto pigmaleón o de profecí­a autocumplida, que nos dice que recibe, lo que comunica como expectativa.

(Mayor información sobre esto en:

–  https://www.google.hn/url sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=22&cad=rja&uact=8&ved=0CCIQFjABOBQ&url=http%3A%2F%2Fdialnet.unirioja.es%2Fdescarga%2Farticulo%2F3628179.pdf&ei=oxT_VNrmOqyxsATXzoLgAw&usg=AFQjCNFqdYXUAn2hXUFTsge8QwUHOv6fKA&bvm=bv.87611401,d.cWc

–  http://www.facmed.unam.mx/deptos/salud/bibliotecav/pigmalion.pdf)

  • “Las expectativas de los alumnos coincidieron con las expectativas familiares” (Torres et al., 2006, P.270). Los padres que expresaron la expectativa que sus hijos consiguieran un buen trabajo, lo lograron; los que les pidieron tener buenas relaciones profesionales, lo hicieron, etc. En su mayorí­a, lo hijos se ven fuertemente influidos por las expectativas de sus padres y tratan de cumplirlas, aunque los adolescentes no lo digan abiertamente.
  • “Es fundamental que las expectativas de los padres sean altas, pero realistas, es decir, se debe incentivar metas y desempeños apropiados a la edad, madurez y capacidad de los niños, de otro modo se puede generar una gran presión y frustración en ellos.” (Michigan Department of Education, 2001). Empezar desde que sus hijos son niños es lo ideal, pero nunca es tarde para aclarar expectativas adecuadas y realistas que los motiven a mejorar!
  • “,El rendimiento escolar está influido por las expectativas que el alumno tiene del nivel de estudios al que quiere llegar y éstas, a su vez, están condicionadas por las expectativas que sobre ello tienen los padres”. (González‐Pienda, 2003; Bazán et al, 2007) ¿Qué expectativas tiene su hijo y cuáles son las expectativas que él cree que usted tiene de él?

Brevemente, brindo recomendaciones al respecto:

  1. Entérese de las fortalezas y debilidades de sus hijos y revise si su desempeño es congruente con esto.
    1. Infórmese sobre los resultados de exámenes estandarizados como el MAP, PLAN, PSAT, SAT, ACT,
    2. Consulte al maestro sobre el progreso o avances en cuanto a las habilidades que va desarrollando en clase y recomendaciones de su parte.
    3. Infórmese sobre el progreso académico de su hijo mediante Edline cada dos semanas, lea los reportes de progreso y revise si las calificaciones detenidamente.
  2. Establezca metas de desempeño y dominio, en base al nivel de habilidades que posee. Sea especí­fico de lo que espera ver cuando las habilidades son altas, promedio y bajas.
  3. Como pareja, discutan sus expectativas como padres y lleguen a un acuerdo en común, luego de estar de acuerdo, podrán comentarlas con sus hijos y ayudarles a establecer sus propias metas.
    1. Meta de desempeño: Eres capaz de lograr un mí­nimo de 75% en Math porque tus habilidades son promedio bajas en el MAP. Espero logres notas arriba de 80% en el resto de materias porque tienes habilidades promedio. Estaremos revisando esto cada dos semanas.
    2. Metas de dominio: Tienes buenas habilidades en Lectura, Ciencias, pero puedes mejorar en Math. Espero que mejores en “pensamiento algebraico” en Math este año y que llegues de un puntaje de ___ a ___ para nivelarte al promedio. Puedes desarrollar tus demás habilidades a promedio alto durante el año.  Esto significa que espero dediques tiempo a practicar y estudiar Algebra y cada mes estaremos en contacto con el maestro para preguntar cómo van tus avances.
  4. Haga del establecer metas y verificarlas, una costumbre en su casa. Confirmen y monitoreen el progreso académico y avances en sus habilidades. Ambos padres deben estar enterados y hacerlo constantemente.
  5. Revise si es necesario el cambiar o especificar las metas de nuevo, ya que puede ir aumentando gradualmente el nivel de exigencia.
  6. Motí­velo y brinde retroalimentación positiva al ver la conducta esperada. No es necesario hacer un gasto para incentivar o motivar, puede ser reconocimiento de su esfuerzo; pues ellos no lo aceptarán pero les gusta que usted valore sus avances. Ahora, otros incentivos como permisos de salidas u otro premio, pueden funcionar muy bien también. Solo asegúrese de no hacerlo tan frecuente que luego pierda el efecto y no se perciba como un privilegio, sino que se torne en algo que él ya espera como su obligación proveerle.
  7. Transmita expectativas de logro positivas y realistas, aprovechando el efecto Pigmalión.
  8. Promueva el pensamiento crí­tico en lugar del estudio memorí­stico.
  9. Ayúdele a su hijo a ver la relevancia que tiene el hacer sus tareas, lo significativo que es para el desarrollo de sus habilidades.
  10. Motiva a su hijo a dar lo mejor en sus exámenes estandarizados.

Toma tiempo y esfuerzo, pero es una inversión de vida que vale la pena. Espero haberles ayudado! Y recuerden: SUBAMOS LA BARRA!  RAISING THE BAR!

Fuentes Consultadas

Recuperadas de:

Leave a Comment

Your email address will not be published.

*