10 RAZONES PARA CONSIDERAR LA TECNOLOGIA EN MANOS DE LOS NIÑOS

10 RAZONES PARA CONSIDERAR LA TECNOLOGIA EN MANOS DE LOS NIÑOS

10 razones por las que los dispositivos portátiles deberí­an estar prohibidos para niños menores de 12

La Academia Americana de Pediatrí­a y la Sociedad Canadiense de Pediatrí­a han declarado que los niños  de 0 a 2 años de edad no deberí­an tener ningún tipo de exposición a la tecnologí­a.

En el caso de niños de 3 a 5 años su uso deberí­a restringirse a sólo una hora diaria, y en los niños de 6 a 18 años deberí­a limitarse a 2 horas por dí­a (AAP 2001/13, CPS 2010). Los niños y jóvenes usan tecnologí­a de 4 a 5 veces más que la cantidad recomendada, con consecuencias graves que a menudo pueden llegar a poner en peligro sus vidas (Fundación Kaiser 2010, Niños Saludables y Activos de Canadá 2012). Los dispositivos portátiles (como los teléfonos celulares, los tablets, y los videojuegos) han aumentado dramáticamente el acceso y el uso de la tecnologí­a, especialmente en los niños de muy temprana edad (Common Sense Media, 2013). Como terapeuta ocupacional pediátrica, les pido a los padres, a los maestros y a los gobiernos que prohiban el uso de todos los dispositivos portátiles a niños menores de 12 años.

A continuación, encontrarán 10 razones, basadas en investigaciones, para fundamentar esta prohibición.

1. El rápido crecimiento del cerebro

Entre los 0 y 2 años, el cerebro de los niños triplica su tamaño, y continúa desarrollándose rápidamente hasta los 21 años de edad (Christakis 2011). El desarrollo temprano del cerebro está determinado por los estí­mulos ambientales, o por la falta de ellos. Estimular a un cerebro en desarrollo a través de la sobreexposición a la tecnologí­a (teléfonos celulares, internet, iPads, TV), ha demostrado tener una relación con la función ejecutiva y el déficit atencional, retrasos cognitivos, problemas de aprendizaje, aumento de la impulsividad y la disminución de la capacidad autorregulatoria, por ejemplo, las rabietas (Small 2008, Pagini 2010).

2.  Retraso del desarrollo

El uso de la tecnologí­a restringe el movimiento, lo que puede resultar en un retraso en el desarrollo. Hoy en dí­a, uno de cada tres niños comienza la escuela con algún tipo de retraso  en su desarrollo, lo que  impacta de forma negativa la alfabetización y el rendimiento académico. El   movimiento mejora la atención y la capacidad de aprendizaje (Ratey 2008). El uso de la tecnologí­a en niños menores de 12 años es perjudicial para el desarrollo infantil y el aprendizaje (Rowan 2010).

3.  Epidemia de Obesidad

El uso de la televisión y los videojuegos está relacionado con el aumento de la obesidad (Tremblay 2005). Los niños que tienen permitido tener un dispositivo en sus dormitorios tienen un 30% más de riesgo de ser obesos (Feng 2011). Uno de cada cuatro canadienses, y uno de cada tres niños estadounidenses son obesos (Tremblay 2011). El 30% de los niños con obesidad desarrollan diabetes, y las personas obesas tienen un mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular y un ataque cardí­aco, lo que acorta  gravemente la esperanza de vida (Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades 2010). Principalmente debido a la obesidad, los niños del siglo 21 podrí­an ser la primera generación que no sobreviva a sus padres (profesor Andrew Prentice, BBC News 2002).

4. Déficit  de sueño

El 60% de los padres no supervisa el uso de la tecnologí­a de sus hijos, y al 75% de los niños se les permite tener algún tipo de tecnologí­a en sus habitaciones (Fundación Kaiser 2010). El 75% de los niños entre 9 y 10 años sufre de privación del sueño y como consecuencia, sus calificaciones se ven negativamente afectadas (Boston College 2012).

5.  Enfermedades mentales

El uso excesivo de tecnologí­a es un factor determinante en el aumento de las tasas de depresión infantil, ansiedad, trastorno de vinculación, déficit atencional, autismo, trastorno bipolar, psicosis y el comportamiento problemático (Universidad de Bristol de 2010, Mentzoni 2011, Shin 2011, Liberatore 2011, Robinson 2008). Uno de cada seis niños canadienses sufre de una enfermedad mental diagnosticada, muchas de los cuales requieren de una medicación psicotrópica peligrosa (Waddell 2007).

6.  Agresión

El contenido violento de los medios puede provocar agresión infantil (Anderson, 2007). Los niños pequeños están cada vez más expuestos a la creciente   violencia fí­sica y sexual que está presente en los medios de comunicación de hoy en dí­a.  El videojuego “Grand Theft Auto V” retrata explí­citamente temas sexuales,   asesinato, violación, tortura y mutilación, al igual que muchas otras pelí­culas y programas de televisión. Los EE.UU. ha categorizado la violencia en los medios como un riesgo de salud pública, debido al impacto causal en la agresión infantil (Huesmann 2007). Informes de los medios muestran un aumento del uso de restricciones y habitaciones de aislamiento para los niños que exhiben una agresión descontrolada.  

7. Demencia digital

La alta velocidad de los contenidos en los medios puede contribuir al déficit atencional, así­ como a la disminución de la concentración y la memoria, debido a que se genera una poda  cerebral de las huellas neuronales en la corteza frontal (Christakis 2004, Small 2008). Los niños que no pueden poner atención, no pueden aprender.

8.  Adicciones

Al mismo tiempo que los padres se apegan más y más a la tecnologí­a, ellos se desconectan más y más de sus hijos. Ante la ausencia de apego a los padres, los niños que se sienten desconectados pueden acercarse a los dispositivos, lo que puede resultar en adicción (Rowan 2010). Uno de cada 11 niños entre 8 y 18 años son adictos a la tecnologí­a (Gentile 2009).

9.  Emisión de radiación

En mayo de 2011, la Organización Mundial de la Salud clasificó a los teléfonos celulares (y otros dispositivos inalámbricos) como un riesgo de clase 2B (posible cancerí­geno), debido a la emisión de radiación (OMS 2011). James McNamee junto con Salud de Canadá en octubre de 2011, emitió una advertencia, diciendo que “Los niños son más sensibles a una variedad de agentes, en comparación con los adultos, ya que sus cerebros y sistemas inmunológicos aún están en desarrollo, por lo que no se podrí­a asegurar si el riesgo serí­a igual para un pequeño adulto como para un niño”. (Globe and Mail 2011). En diciembre de 2013 el Dr. Anthony Miller de la Universidad de la Escuela de Salud Pública de Toronto recomendó,   basándose en una nueva investigación, que la exposición a las radiofrecuencias deberí­a ser clasificado como 2A (probable cancerí­geno), y no como 2B (posible cancerí­geno). La Academia Americana de Pediatrí­a solicitó la revisión de las emisiones de radiación de los campos electromagnéticos que producen los dispositivos tecnológicos, citando tres razones relacionadas a la repercusión que tienen sobre los niños (AAP 2013).

10.  Insostenible

Las formas en que los niños son criados y educados con tecnologí­a dejaron de ser sostenibles (Rowan 2010). Los niños son nuestro futuro, pero no existe un futuro para los niños que abusan de la tecnologí­a. Un enfoque en equipo es urgente y necesario, para así­ poder reducir el uso de la tecnologí­a en los niños

(Si le gustó este artí­culo, fue tomado del sitio que le damos a continuación, donde Ud. puede subscribirse directamente:   http://www.upsocl.com/mujer/10-razones-por-las-que-los-dispositivos-portatiles-deberian-estar-prohibidos-para-ninos-menores-de-12/)

Leave a Comment

Your email address will not be published.

*