Reduciendo los Riesgos del Uso de Substancias en Adolescentes. Parte I

Reduciendo los Riesgos del Uso de Substancias en Adolescentes. Parte I

Nina

Por  Paula D. Riggs, M.D.

Traducción: Gloria Centeno

Los avances en investigación en los últimos años nos han ayudado a identificar y a entender los factores de riesgo que pueden contribuir al desarrollo de problemas con el alcohol y otras sustancias en adolescentes, así­ como maneras de reducir estos riesgos. Una de las cosas más importantes que hemos aprendido referente al tratamiento con adolescentes, es la importancia de abordar otros asuntos en sus vidas además del problema con las drogas y el alcohol. Mis investigaciones en los últimos 15 años se han enfocado en el desarrollo de formas más efectivas de integrar la evaluación y el tratamiento en adicciones con la salud mental, los problemas de comportamiento, y problemas familiares que normalmente están ligados con el uso de sustancias en adolescentes.

Los padres con frecuencia preguntan:

  • ¿Cuáles son algunos de los factores que incrementan los riesgos del consumo de sustancias en mi hijo, y qué puedo hacer para reducir esos riesgos?
  • ¿Cuáles son algunas de las señales tempranas de que mi hijo adolescente pueda estar consumiendo drogas o alcohol? ¿Cuáles son algunos de los factores de riesgo?

¿Cuáles son algunos de los factores de riesgo?

La investigación ha demostrado que los chicos que tienen problemas significativos en el estado de animo y conducta, como ser berrinches prolongados, agresión excesiva, impulsividad o conductas de riesgo, tienen mas probabilidades de desarrollar problemas con el consumo de substancias, comparados con aquellos que no muestran estos comportamientos. Además, los chicos con problemas de aprendizaje u otros problemas académicos y de comportamiento en primaria y escuela media, pueden también tener un mayor riesgo de involucrarse en el consumo de alcohol y otras drogas durante la adolescencia.

¿Qué puedo hacer para reducir los riesgos?

Evaluación y tratamiento tempranos
La buena noticia es que una evaluación y tratamiento tempranos pueden ayudar a reducir los riesgos en caso de que su hijo desarrolle alguno de estos problemas. Una serie de intervenciones de probada eficacia para los problemas de conducta infantil se enfocan en ayudar a los padres a aprender las herramientas necesarias para un manejo efectivo del comportamiento como, por ejemplo, como observar y recompensar el buen comportamiento, así­ como la forma de identificar e interrumpir los ciclos de problemas de conducta. Otro aspecto importante de un tratamiento efectivo es el entrenamiento en habilidades cognitivas y de comportamiento que ayudan a los chicos a lograr mayor control sobre su propia conducta, estado de ánimo y pensamientos. El diagnóstico temprano y el tratamiento de los trastornos del aprendizaje, déficit de atención e hiperactividad y los trastornos del estado de ánimo también pueden reducir los riesgos del uso de sustancias y otros problemas asociados de comportamiento y salud mental en la adolescencia.
Sea un padre involucrado
La investigación demuestra que el apoyo, monitoreo e involucramiento de los padres en la vida de sus hijos es un factor importante de protección contra del uso de drogas en adolescentes. Participar en la escuela de su hijo reduce los problemas de comportamiento y académicos, y también ayuda a los padres a conocer a los amigos de sus hijos y a los padres de sus amigos. Esto ayuda a los padres a conectarse y relacionarse con otros padres en el seguimiento de las actividades de sus propios hijos, así­ como las de su grupo de amigos. Las investigaciones demuestran claramente que la vigilancia adecuada de los padres protege contra los riesgos de problemas de conducta, incluyendo el uso de sustancias.
Una comunicación abierta y honesta
Las pláticas familiares regulares caracterizadas por una conversación abierta, honesta y respetuosa con respecto a las expectativas de comportamiento y consecuencias, incluyendo las actitudes y las normas familiares sobre el consumo de alcohol y otras drogas puede reducir el riesgo del uso de drogas entre los  adolescentes, así­ como otras conductas problemáticas graves. La parte difí­cil para los padres es lograr el balance entre ser claros, consistentes y confiables al momento de establecer las reglas familiares y las consecuencias de la violación de éstas, y al mismo tiempo establecer un ambiente “seguro” para que sus hijos puedan decir la verdad. Aclare a su hijo adolescente, que él/ella puede llamarlo a cualquier hora, de dí­a o de noche, si siente que está en una situación “insegura”. Por ejemplo, háganle saber que si la persona que iba a llevarlo a casa esta intoxicada, usted irá a recogerlo -sin hacer preguntas, al menos no en el camino a casa.
Obtenga la ayuda que necesita
Todos somos afectados y estamos conectados por el enorme impacto personal y social generado por el consumo de sustancias y la adicción. La mayorí­a de nosotros hemos tenido un miembro de la familia o un amigo cercano que ha sufrido a causa del impacto del consumo de substancias o adicción (o nosotros mismos hemos padecido). Cuando esto ocurre, es importante conseguir la ayuda y apoyo de la familia, los amigos y profesionales que necesitemos. Existen varios enfoques de tratamiento individual y familiar que son efectivos en tratar el uso de substancias tanto en adolescentes como en adultos. Puede obtener información sobre drogas ilí­citas, alcohol, y programas de prevención y tratamiento en las siguientes páginas de la red (Estados Unidos):

http://www.drugabuse.gov/

http://csat.samhsa.gov/

http://www.drugstrategies.org/

http://www.drugabuse.gov/

Articulo original en ingles:
Adolescent Addiction  : Reducing the Risks of Adolescent Substance Use. By  Paula D. Riggs, M.D.
http://www.hbo.com/addiction/adolescent_addiction/24_reducing_the_risks.html